Balancear la vida moderna con el bienestar primal no es tarea fácil: el estrés, la contaminación, y las cadenas que nos mantienen pegados a nuestro escritorio son fuerzas poderosas que actúan en contra de nuestra salud. Es por eso que muchos de nosotros estamos en una búsqueda permanente de nuevas maneras de sanarnos desde adentro para afuera.

Sin embargo, a veces la respuesta no está en las últimas tecnologías o en tratamientos caros, si no en un retorno a la sabiduría ancestral que en gran parte se ha abandonado. El Ayurveda es quizás uno de los mejores ejemplos de esto. Basado en creencias espirituales de 5,000 años de antigüedad, esta filosofía ha resistido el uso prolongado y la experimentación moderna.

¿Qué es el Ayurveda?

El Ayurveda está a mitad de camino entre la filosofía y el sistema médico. Se trata de un sistema médico completo que fue lentamente desarrollado en la India, y recogido en una serie de tratados religiosos y médicos.

La palabra Ayurveda, en sí misma, viene del sánscrito, y está compuesta de los términos ayuro “vida” y veda, o “ciencia”. Muchos de sus principios se volvieron fundamentales para el hinduismo y la filosofía del bienestar occidental: más de un centenar de remedios herbales hasta las reglas del yoga pueden rastrear sus orígenes al Ayurveda.

¿En qué se basa el Ayurveda?

Casi todas las medicinas tradicionales suelen concentrarse más en alcanzar armonía y balance que en “curar” las enfermedades crónicas. Naturalmente, esto no es una coincidencia – y el Ayurveda no es una excepción.

El Ayurveda considera que todos los seres humanos tenemos tres energías vitales o doshas:

1. El pitta o la energía del fuego, que regula todo lo que el cuerpo consume para crecer

y defenderse: el sistema digestivo, la inmunidad, la tiroides, y las hormonas
2. El vata o la energía del aire, que alimenta la circulación, la respiración, la paz mental,y el paso de las otras dos energías por el cuerpo.

3. El kapha o la energía de la tierra. Esta es la que nos hace crecer y arraigarnos. Por ende, regula la fuerza, la constitución, y el ansia por crear un hogar.

En el Ayurveda, todas estas energías están interconectadas dentro de nosotros, y además nos conectan con todos los otros seres vivos. Estas tres energías deben mantenerse en armonía con las diferentes partes del cuerpo y estar balanceadas entre sí. De lo contrario, el desbalance trae enfermedades crónicas, mentales, falta de energía y una larga lista de etcéteras.

Afortunadamente, el Ayurveda no se limita a darnos una versión sobre el origen de la mala salud: también incluye una larga lista de remedios que pueden ayudarnos a alcanzar la armonía interior o incluso a potenciar ciertas cualidades. Casi todos los remedios Ayurvédicos combinan preparados naturales con prácticas de meditación: el bienestar físico, mental y espiritual son tres lados del mismo dado.

¿Te parece extraño o contradictorio? Ni siquiera los más escépticos pueden negar que la medicina moderna ha confirmado las propiedades de muchos remedios Ayurvédicos.

¿Qué puede hacer el Ayurveda por ti?

No importa si estás buscando una manera de prevenir enfermedades crónicas como la obesidad o el hipotiroidismo, si tienes problemas para dormir, o necesitas mejorar tu rendimiento físico. Los remedios ayurvédicos han demostrado todo esto:

 La cúrcuma , que según el Ayurveda puede aumentar el pitta y el kapha, ha
demostrado ser un remedio poderoso contra los problemas digestivos, las úlceras, y el dolor muscular post-ejercicio.

 Las técnicas de respiración usadas contra los ataques de ansiedad están basadas en el yoga, que es ayurvédico.

 El olíbano o incienso disminuye y controla los síntomas de la artritis reumatoide. La medicina moderna se ha rehusado por décadas a darle al Ayurveda el respeto que se merece. Ahora que es más necesaria que nunca, queda clarísimo que hay mucho más que rescatar de esta sabiduría.


La Ashwagandha es conocida como el “príncipe de las hierbas” en el ayurveda por su espectro impresionante de efectos terapéuticos. Por esto nosotros hemos elegido la mejor calidad de Ashwagandha : Ashwagold